Nuestra historia comienza en este mismo barrio, en esta misma calle, hace casi treinta años. El barrio era el mismo, pero su fisonomía era diferente. Tejedor apenas se había convertido en avenida y todavía no pasaba el colectivo. Había pocas casas, de modo que los vecinos no éramos tantos y nos conocíamos todos.

1389.JPG

En el verano, nos juntábamos en la vereda a tomar mate y a charlar. Eran años de esplendor turístico para Mar del Plata. Los autos, cargados con el equipaje, paraban de tanto en tanto a preguntar por un chalecito para alquilar, porque la zona resultaba encantadora por su tranquilidad, su vegetación y el aire apacible que se respiraba. Así, de manera informal, les indicábamos cómo llegar a la casa de algún vecino que sabíamos que ofrecía su casa en alquiler. Y, de boca en boca, algunos mandaban a los turistas a consultarnos, porque seguro que les podíamos informar.

1395-400.jpgA Gerta se le ocurrió la idea de profundizar en esta tarea que había surgido de manera ocasional y tomarla como un trabajo. Así fue como comenzó a crear un registro de propiedades ofrecidas en alquiler y facilitó la búsqueda de hospedaje de los veraneantes. Y, más tarde, cuando esos veraneantes se entusiasmaban con el barrio y decidían invertir, venían a consultarla por terrenos o chalets para comprar. Fue necesario entonces acudir a una inmobiliaria para establecer la mediación entre los interesados en comprar y los vendedores.

La demanda cada vez fue mayor, entonces Carmelo se sumó al trabajo. Y, más tarde, Carlos y Liliana se anotaron en el Colegio de Martilleros, para estudiar y darle un giro más formal a la actividad. Así nació Marino Perez.

El barrio creció y nosotros, junto al barrio. Muchas cosas cambiaron desde esos comienzos hasta hoy, pero otras permanecen intactas, como el esmero y la honestidad con que trabajamos y la confianza que los vecinos depositan en nosotros como asesores inmobiliarios.

Powered by WEBERED - 2009 - 2019 - MDQlab